Características del Basset Hound

ORÍGENES DEL BASSET HOUND

La mayor parte de las razas caninas cuentan con todo tipo de anécdotas y leyendas alrededor de su origen e historia, y como no podía ser de otra forma, en el caso del Basset Hound a lo largo de su desarrollo como raza nos topamos con todo varios aspectos interesantes que intentaremos desglosar a lo largo del presente artículo.

Aunque la mención a perros de talla pequeña dedicadas al seguimiento de rastros de piezas de caza menor aparece en diversos documentos a lo largo de la historia, la raza tal y como la conocemos hoy en día tiene su origen en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX, de forma paralela al comienzo de las Exposiciones Caninas, tal y como las entendemos actualmente.

A pesar del origen inglés de la raza, las raíces del Basset Hound proceden realmente de Francia, país en el que desde hacía tiempo se conocía la existencia de las denominadas razas tipo Basset, que hacían referencia a perros de talla pequeña muy apropiados para acompañar a los cazadores de caza menor a pie, y que hoy en día cuenta con varios representantes como el Basset Fauve de Bretaña, Basset Artesiano Normando, Petit Basset Griffon Vendeano, etc.

En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que se pueden observar a perros de talla baja con proporciones parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual, tan solo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas.

Varios siglos más tarde, en la época del Imperio Romano, se encuentra documentada la existencia de los llamados "Canis Sagaces", que se caracterizaban por poseer un fino olfato y que eran utilizados en cacerías para la búsqueda de rastros, si bien siendo realistas, es también bastante probable que las similitudes morfológicas de aquellos perros fueran más bien escasas con respecto al Basset Hound.

Más adelante, ya en plena edad media, el monje San Huberto, patrón de los cazadores, seleccionó un tipo de perro, conocido como Perro de San Huberto, que se caracterizaba por poseer un extraordinario olfato y que debido a sus notables cualidades tuvo una extraordinaria distribución por todo el continente europeo, y que a la larga acabó originando tres categorías de Perro de San Huberto en función de su tamaño:

  • Chiens d´Ordre: Correspondiente a perros de gran talla, con una altura de más de 50 cm. y de los que procederían Chien de Saint-Hubert, también conocido como Bloodhound
  • Chiens Briquets: Perros de un tamaño intermedio, con una altura comprendida entre 38 y 50 cm, y que acabarían dando origen a razas como el Sabueso Español, Chien d Artois, el Ariégeois o el Briquet Griffon Vendéen.
  • Chiens Bassets: Perros de talla pequeña, con una altura a la cruz inferior a 38 cm, y que se encuentra en el origen de todas las razas Basset de sabuesos: Petit Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand, Basset Bleu de Gascogne, o el mismo Basset Hound.

En ese sentido, la primera referencia histórica moderna documentada de la palabra Basset para un determinado tipo de perro la encontramos en un tratado título La Venerie, escrito por Jaques du Fouilloux y publicado en 1562.

A la vista de las referencias bibliográficas más antiguas, se puede concluir que las razas tipo Basset se desarrollaron fundamentalmente en Francia, de forma que existía una amplia variedad de estas adaptadas a las características del terreno sobre el que desarrollaban su actividad las diferentes razas tipo Basset que se diferenciaban fundamentalmente en su tamaño, color y tipo de pelo y que acabaron dando origen a razas como el Basset Fauve de Bretagne, el Basset Bleu de Gascogne, el Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand, o razas que hoy no existen como el Basset de Normandie o el Basset d'Artois.

Llegado este momento, merece la pena destacar la posible referencia a perros de características similares al Basset Hound en unos versos de Willian Shakesperare en su obra “El sueño de una noche de verano”, que reza lo siguiente:

Mis perros vienen de la raza de Esparta,con las mismas grandes quijadas, el mismo color arena;, y de sus cabezas cuelgan orejas que barren el rocío de la mañana.

De rodillas torcidas y un pellejo bajo el cuello como toros de Tesalia, lentos en la persecución, pero emparejados en la voz como campanas.

Sin embargo, a pesar de todo lo comentado hasta el momento, el origen del Basset Hound moderno, tal y como lo conocemos actualmente se remonta a tiempos más cercanos, concretamente a la segunda mitad del siglo XIX, momento en el cual en Inglaterra se realizaron cruces de perros Basset, a partir de ejemplares tipo Basset Artesiano Normando con bastante sustancia, largos y muy bajos, con ejemplares de Bloodhound, y que acabo originando una raza con elevada sustancia, una expresión característica, heredada en gran medida del Bloodhound y unas características únicas como perro de rastro.

De esta forma, y de acuerdo a los datos existentes, en 1866, Lord Galway adquiere una pareja de Basset Artesien-Normand al Conde de Tournon, y una camada de esta pareja es vendida a Lord Onslow que realizó cruces con razas inglesas, fundamentalmente Beagles y Bloodhounds.

La fecha verdaderamente significativa para la historia del Basset Hound es el año 1874,en el que Sir Everett Millais, decide acudir a una exposición celebrada en los Jardines de Aclimatación en Paris, en la que comienza su verdadero interés por los Basset franceses, mostrando especial atención por Model y Fino de Paris, importando ese mismo año a Model, mientras que Fino de París fue posteriormente importado por George Krehl, otro de los personajes importantes en el desarrollo de la raza.

Un año después, en 1875, Sir Everett Millais presenta a Model en la Exposición de Wolverhampton,a la que continuaron muchas otras más, lo que permitió la difusión de los Basset franceses en Inglaterra, y la incorporación de nuevos criadores, de tal forma que tan solo 11 años después se logró reunir a 120 ejemplares de Basset Hound en la exposición celebrada en 1886 en el Aquarium de Londres.

Desgraciadamente, en 1880, el impulso al Basset Hound proporcionado por Sir Everett Millais, se ve interrumpido, cuando este decide trasladarse a Australia y dejar a sus perros en Inglaterra. Casi al mismo tiempo, Lord Onslow decide abandonar la cría y deshacerse de sus Basset, algunos de los cuales son adquiridos por George Krehl junto algunos de los perros de Millais, a los que se sumarian un buen número de Basset procedentes de Francia entre los que se encontraba Fino de Paris, Jupiter y Pallas, que pasaron a la posteridad por aparecer en un grabado de la época ampliamente difundido.

En 1881 aparece un nuevo amante de los Basset franceses en la figura de Louis Clement que importa varios ejemplares desde Francia, entre los que cabe destacar a Ramée, Pasqueret y Hebe.

Hasta ese momento, la mayor parte de Basset franceses procedían de la línea criada por el Conde de le Couteulx de Canteleu, lo que estaba creando una importante consanguinidad en los cruces, por lo que en 1882, Georger Krehl decide importar dos hembras de Basset de la línea de Louis Lane de nombre Blanchette y Oriflamme, cuyo cruce con los perros de las líneas del Conde de le Couteulx de Canteleu tuvo su importancia en el trabajo de los criadores pioneros dedicados al Basset Hound.

En 1884 Sir Everett Millais regresa de Australia y ese mismo año promueve la creación del Basset Hound Club junto a todos los protagonistas que hemos ido enumerando anteriormente, Lord Onslow, el conde le Couteulx de Canteleu, Lord Galway y George Krehl, a los que pronto se sumaron otros entusiastas amantes de la raza, entre los que se encontraba ni más ni menos que su alteza real la princesa Alexandra, que posteriormente accedería al trono de Inglaterra junto en calidad de consorte de Eduardo VII.

Desgraciadamente el abuso de cruces consanguíneos empezó a pasar factura a la raza y se comenzó a observar perdida de sustancia, infertilidad e incluso problemas de comportamiento, por lo que en 1892, Everett Millais decide cruzar a su Basset Hound Nicholas con una hembra de Bloodhound de nombre Inoculation mediante inseminación artificial que acabó proporcionando 7 ejemplares y de los cuales se conoce el nombre de tres de ellos: Ada, Rickey y Cromwell.

Posteriormente cruzó a Rickey con el macho de Basset Hound Ch. Forester, de la que nacieron varios cachorros con la coloración típica del Bloodhound, para después cruzar a una hembra de esta camada (Dulcie) con un macho hijo de Ch. Forester y Ch. Psyche II, de la que nacieron seis cachorros (cuatro tricolores, uno bicolor y uno negro y fuego), todos ellos con una gran sustancia, y que en cierta medida se consideran el punto de partida del Basset Hound como una nueva raza, al poseer ya todos los rasgos característicos que podemos ver en los Basset Hound actuales.

La definición de la raza como tal aparece por primera vez en 1882, donde George Krehl redacta una descripción de la raza en la publicación “The dogs of the British Islands”, editado por John Henry Walsh que pocos años más tarde servirá como base para el primer estándar de la raza, que mantuvo su validez durante más de sesenta años en algunos aspectos como las características de la cabeza y su piel suelta, y en el que paradójicamente tan solo se incluye a la capa tricolor como válida.

A esta descripción realizada por George Krehl se le suma otra realizada por Everett Millais, en la que si cerramos los ojos, podremos ver que el Basset Hound tal y como lo imaginó Millais, en gran medida conserva la mayor parte de características hoy en día:

El Basset Hound, por su tamaño, tiene más hueso, quizás, que cualquier otra raza canina similar".

El craneo debe ser puntiagudo como el del Bloodhound, con la misma dignidad y expresión, la nariz negra (aunque algunos de mi propiedad tienen la nariz sin pigmentar), y bien abierta. Para el tamaño del sabueso yo pienso que los dientes son extremadamente pequeños. Sin embargo, como el Basset Hound no está destinado a destruir vida, esta es probablemente la razón.

Las orejas deben colgar como en el Bloodhound, y son como el más suave terciopelo.

Los ojos son marrones oscuros, y rebosan afecto e inteligencia. Son bastante hundidos y muestran considerablemente la conjuntiva. Un Basset Hound es un sabueso incapaz de tener una mirada aviesa.

El cuello es largo, pero de gran fuerza; y en el Basset de patas torcidas los belfos se extienden casi hasta el pecho. El pecho es más amplio que incluso en el Bulldog, y en el Basset de patas retorcidas no levanta más de dos pulgadas del suelo. En el caso de los Basset de patas medio torcidas y de patas rectas, siendo generalmente más ligeros, su pecho por su puesto no llega tan bajo.

Los hombros son poderosos, y finalizan en el pie torcido del Basset Hound, que aparece como una masa de articulaciones. La espalda y las costillas son fuertes y de gran longitud.

La cola es llevada alegremente, como en todos los sabuesos en general, y cuando el Basset Hound está en plena esencia del rastro esta porción de su cuerpo se vuelve extremadamente animada, y me dice, y mis propios perros, cuando ellos han localizado un rastro fresco o un rastro frio, a yo incluso puedo saber en qué momento el Basset Hound comenzará a latir.

Los cuartos traseros son muy fuertes y musculosos, y los músculos permanecen rígidos hasta el corvejón.

La piel es suave en los perros de pelo liso, y al igual que la de cualquier otro perro, pero en la variedad de pelo duro es como la de los Otterhound.

El color, por supuesto, es una cuestión superflua, aunque yo prefiero infinitamente las capas tricolores, con una cabeza de color fuero y un cuerpo blanco y negro.

A modo de anécdota, en 1897, el Basset Hound se convierte en protagonista de la demostración empírica de la famosa “Ley de la Herencia Ancestral” de Galton, puesto que este utilizó los registros de Sir Everett Millais de las diferentes camadas de Basset Hound criadas por el mismo, en las que entre otros datos mantenía registro del color de capa de los ejemplares, datos que fueron utilizados para refrendar la validez de la ley formulada por Galton, y que aunque hoy en día sabemos que no es del todo cierta, supuso uno de los pilares para el desarrollo de la genética.

La Primera Guerra Mundial condujo a la desaparición del Basset Hound Club y de forma paralela supuso un descenso en el número de ejemplares, mientras que la Segunda Guerra Mundial logro reducir aún más la cría de esta raza.

Llegado este momento es importante destacar el trabajo realizado por Miss Peggy Keevil titular del famoso criadero Grims Bassets, que no solo fue importante por ser el principal pilar que logró mantener la raza viva en Inglaterra, o por su gran influencia lograda en el Basset Hound en todo el mundo, sino que además supuso el nexo de transición entre algunos de los criaderos clásicos, como Walhampton y las líneas de Basset Hound modernas, tal y como las conocemos hoy. 

El trabajo realizado por Miss Peggy Keevil en el periodo comprendido entre las dos Guerras Mundiales y después de la II Guerra Mundial permitió que se mantuviera una pequeña población de Basset Hound en Inglaterra, junto a su correspondiente grupo de propietarios, que en 1954 se unieron para crear un nuevo Basset Hound Club, que supuso un nuevo impulso para la raza, al pasar de 12 inscripciones registradas en el Kennel Club en 1950 a 1.687 inscripciones en 1965, gracias al abnegado trabajo de todos los miembros del Basset Hound Club, al que debemos en gran medida que hoy en día podamos continuar disfrutando de una raza de características tan especiales como el Basset Hound.

En España, no comienzan a verse ejemplares de Basset Hound hasta la década de los 70 con la importación de algunos ejemplares de Inglaterra, y a finales de esa década y comienzos de los 80 comienzan a aparecer los primeros criadores nacionales dedicados a la raza, destacando especialmente D. Andrés del Rio y D. Ángel Iglesias del afijo "Los Madroñales". También en estos primeros momentos resultó importante la aportación del criadero “La Fragata”, pero el repentino fallecimiento de su titular cortó la trayectoria de este criadero.

La década de los 90 se convierte en la edad dorada del Basset Hound en España, puesto que aparecen un buen número de criadores, que constituyen el germen de la creación del Club Español del Basset Hound en 1995, además de que se importan un buen número de ejemplares de gran calidad y diferentes procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España, y que a día de hoy continúan constituyendo la columna vertebral de los programas de cría seguidos por los principales criadores españoles.

La entrada del siglo XXI ha supuesto una auténtica revolución en el Basset Hound en España, en especial en la segunda década del siglo, en la que se han logrado importantes éxitos.

EVOLUCIÓN DEL BASSET HOUND

Evolución cuantitativa

Inglaterra

Inglaterra es el país de origen de la raza Basset Hound y su influencia en la raza es indudable, tanto por el número de perros inscritos en el Kennel Club como por la calidad de sus criadores, que periódicamente realizan aportaciones al resto de criadores europeos.

Tras un arduo trabajo de investigación ha sido posible recomponer los datos de inscripciones de Basset Hound realizadas en el Kennel Club desde el año 1909 al año 2016, lo que nos da más de un siglo de registros.

Como se puede comprobar en la gráfica, el número de Basset Hound permaneció muy estancada durante el periodo comprendido entre 1909 y 1955, con un levísimo repunte en el número de registros en el periodo de entreguerras. Durante ese periodo de entreguerras, fue decisiva la labor realizada por Miss Peggy Keevil, que logró mantener una pequeña población de Basset Hounds y que sirvió de población de base para el crecimiento exponencial observado a partir del año 1955, que es cuando se vuelve a refundar el Basset Hound Club y que resulta un ejemplo muy ilustrativo del efecto positivo que puede tener un Club de Raza sobre el desarrollo de una raza.

 

Entre 1955 y 1972 se vive un crecimiento exponencial en el número de Basset Hound inscritos en el Kennel Club, pasando de 81 ejemplares a 3715, lo que supone un incremento del 3.800 % en tan solo 18 años.

Sin embargo a partir del año 1972 se observa un descenso intenso en el número de inscripciones, debido fundamentalmente a la importante crisis económica que se vivió en 1973 como consecuencia el incremento del precio del petróleo por las guerras que tuvieron lugar en Oriente Medio en aquella época.

A partir de 1972 se observa un descenso muy acentuado hasta tocar suelo en el año 1982 con tan solo 588 ejemplares inscritos, dato que no ha sido superado a la baja hasta el año 2014.

En el año 1987 se observa un incremento bastante intenso, continuado en años posteriores que coincide con el lanzamiento del primer anuncio de la marca Hush Puppies en la que se utiliza un Basset Hound como protagonista. El éxito de dicho anuncio fue tan intenso, que a partir de ese momento la marca de zapatos (que había sido creada en 1958) comenzó a utilizar a la raza Basset Hound como imagen de marca.

Entre los años 1987-2000 se observa un crecimiento sostenido en el número de inscripciones, pero en el año 2000 se observa un nuevo bajón, que coincide curiosamente con el denominado “estallido de la burbuja .com”, que supuso importantes pérdidas en bolsa para los inversores de todo el mundo. 

El efecto de esta crisis se hizo notar hasta el año 2002 en el que nuevamente vuelven a incrementarse el número de inscripciones hasta el año 2006, momento en el cual se vuelve a observar un descenso intenso en el número de inscripciones, circunstancia que nuevamente coincide con una importante crisis económica que se inició a finales del año 2006-2007, con la crisis de las denominadas “hipotecas subprime” y el posterior colapso del Banco Lehman Brothers, que tuvo un carácter sistémico y se extendió por la banca de la mayor parte del mundo, causando un periodo de crisis económica muy intensa que se hizo notar en especial en todo el mundo desarrollado.

Francia

La evolución del número de inscripciones de Basset Hound en Francia desde su introducción ha sido creciente hasta el año 2011, a partir del cual se observa un descenso significativo, si bien con los datos disponibles no se puede concluir si se trata de un descenso consecuencia de la crisis económica o que el Basset Hound está empezando a perder el favor de los franceses como animal de compañía.

 

Estas cifras de inscripción resultan indicativas de la fortaleza del Basset Hound como raza canina, puesto que Francia es un país muy aficionado a las razas de sabuesos y cuna de todas las razas tipo Basset a excepción del Basset Hound, y donde además existe una raza como el Basset Artesiano Normando, con un gran parecido al Basset Hound, y con la que comparte un origen común.

Especialmente ilustrativo resulta el gráfico comparativo de inscripciones de razas tipo Basset en Francia desde el año 1969.

Como se puede observar el Basset Hound ha logrado a ser la raza Basset con mayor número de inscripciones en Francia durante el siglo XXI, y actualmente se encuentra emparejada con el Basset Leonado de Bretaña en competencia con el primer puesto.

 

Este éxito del Basset Hound como raza en Francia ha desplazado al Basset Artesiano Normando, que como se puede comprobar ha sufrido un descenso significativo en el número de inscripciones desde los máximos vividos en la década de los 70 del siglo pasado.

Alemania

Alemania no es un país que haya destacado nunca por la calidad de sus Basset Hound y es una raza más bien minoritaria, con menos inscripciones que en España a pesar de ser un país más poblado y con un gran interés por los perros.

Buena parte de este reducido interés por el Basset Hound se puede deber a que Alemania tiene su propia raza de talla corta (el Teckel) que aunque es muy distinta al Basset Hound guarda ciertas características comunes.

 

España

En el caso de España, se han podido obtener datos de inscripciones en LOE+RRC desde el año 2000 en el que se parte de una cifra de inscripciones bastante alta, de 444 ejemplares, que va descendiendo de forma progresiva hasta la cifra del año 2016 en el que se registraron 98 ejemplares.

Una posible explicación a esta evolución en el número de inscripciones puede venir de que en el año 1995 el Basset Hound propiedad de Juan Carlos Aguilar y de nombre Humphrey dos Sete Moinhos logró ser BIS en la Exposición Mundial de Bruselas. Esta importante victoria disparó el interés por el Basset Hound en España y durante muchos años el número de inscripciones de esta raza fue bastante alto, si bien este efecto tuvo corta duración y a partir del año 2000 se observa un descenso en el número de inscripciones desde más de 400 a los alrededor de 100 que se están inscribiendo en los últimos años. En el siguiente gráfico proporcionamos datos del número de inscripciones en el periodo 2000-2016

 

Otros lugares

En Estados Unidos, la presencia del Basset Hound es muy importante en cuanto a número de ejemplares, puesto que ronda las 15.000 inscripciones anuales (no se ha podido obtener el dato oficial, pero se ha encontrado dicho dato navegando por internet). Este número de inscripciones hace que el Basset Hound se encuentre entre las 40 razas más populares según el AKC, aunque es cierto que este puesto va en regresión y poco a poco ha ido descendiendo desde posiciones más altas, en consonancia con el descenso de inscripciones de Basset Hound que se observa en la mayor parte de países.

En Italia, la presencia del Basset Hound siempre ha sido muy importante, pero al igual que en el resto de países se está observando una regresión en cuanto al número de criadores e inscripciones.

En los países nórdicos el Basset Hound siempre ha existido un gran interés por el Basset Hound y todavía las exposiciones monográficas de estos países logran reunir un importante número de ejemplares como por ejemplo en Suecia. Sin embargo también se observa cierta regresión en cuanto al número de ejemplares.

La excepción a este retroceso la encontramos en Rusia, donde ha aumentado tanto la calidad como la cantidad de sus ejemplares, y donde además existe una gran afición por exponer a sus Basset Hound en Exposiciones Caninas, de tal forma que en los últimos años siempre es posible ver a algún expositor ruso en las principales citas internacionales.

Evolución cualitativa

La evolución del tipo del Basset Hound ha ido sufriendo ciertas modificaciones a lo largo del tiempo, aunque en esencia el estándar se ha mantenido bastante constante desde la elaboración el primer estándar de la raza, razón por la cual un perro actual encajaría perfectamente en dicho estándar y los primeros Basset Hound podrían obtener calificaciones aceptables en la actualidad.

En ese sentido, cabe destacar que probablemente los mayores cambios entre los primeros Basset Hound y los Basset Hound actuales vengan derivados de las mejoras en cuidados sanitarios, cuidados durante la gestación, mejoras en alimentación, tratamiento frente a parásitos, etc… De esta forma en los Basset Hound de finales del siglo XIX se observan perros con grandes deformidades en las patas delanteras, fruto probablemente de una inadecuada alimentación o de la interferencia de enfermedades en la osificación durante el crecimiento, pero sin embargo es posible reconocer muchas de las características de los Basset Hound actuales.

La evolución del tipo en el Basset Hound se ha visto sujeta a modas a lo largo del tiempo, y así por ejemplo en la década de los 80 y 90 se tendió a perros hipertipados, con una gran sustancia y una importante cantidad de piel suelta, hasta el punto de que era habitual ver en las publicaciones de la época que el peso del Basset Hound era de 40-45 kg. algo que a todas luces resultaba excesivo.

Dichas exageraciones causaron no pocos problemas en la raza, con una importante proliferación de torsiones de estómago, hernias de disco, dermatitis, otitis y problemas oculares, que supuso que el Basset Hound entrase en el punto de mira del Kennel Club dentro de su programa para mejorar la salud de las razas, y que ocasionó modificaciones en el estándar del Basset Hound con el fin de evitar las exageraciones, además de incluirlo en la categoría 3 de su programa Breed Watch dirigido a vigilar la salud de las razas caninas, y que se trataba de la categoría con mayor riesgo.

Gracias al trabajo de los criadores ingleses, en 2016 el Basset Hound ha salido de la categoría 3 y ha pasado a la categoría 2, donde se continua realizando un trabajo de vigilancia continua, pero que tiene menos exigencias que la categoría 3 porque hay un menor riesgo en la raza.

Esta tendencia a huir de las exageraciones en el Basset Hound ha permitido que en los últimos años se estén viendo perros con menos exageraciones, pero manteniendo la tipicidad que se espera en el Basset Hound. 

En lo que respecta a la posible existencia de diferentes líneas, en el caso del Basset Hound existe un importante intercambio de líneas de sangre entre criadores y entre las diferentes regiones, por lo que no existen diferencias muy acusadas entre los perros de diferentes países. De esta forma, es perfectamente normal que perros criados en Europa tengan éxito en las Exposiciones de los Estados Unidos y que perros que han sido importados desde los Estados Unidos tengan éxito también en exposiciones europeas, lo que denota que existe un tipo bastante uniforme entre las diferentes poblaciones de Basset Hound, aunque si existen ligeras diferencias entre los perros europeos y los americanos. Los perros americanos tienden a ser algo más ligeros que los perros europeos y conservan unas excelentes cajas torácicas con unas excelentes angulaciones tanto delante como atrás. En el caso de los Basset Hound europeos, suele ser habitual ver a ejemplares con el húmero algo más corto de lo deseable y con cajas torácicas no del todo correctas, aunque suelen tener algo más de sustancia que los Basset Hound americanos.

En cualquier caso a pesar de estas ligeras diferencias no son del todo significativas como para considerar que existen diferentes líneas.

SITUACIÓN ACTUAL DEL BASSET HOUND

Como hemos visto en el apartado anterior, la situación del Basset Hound resulta un tanto contradictoria. Por un lado se observa un descenso generalizado en el número de inscripciones, pero sin embargo su presencia y los resultados obtenidos en exposiciones resulta importante, siendo una de las razas del grupo 6 que habitualmente cuenta con un mayor número de representantes.

Por otro lado, su uso como perro de rastro cada vez es menor, lo que ha significado que las diferentes jaurías de Basset Hound instaladas en los países anglosajones se hayan ido disolviendo con el paso del tiempo y las que aún continúan activas, usan Basset Hound cada vez más alejados del estándar.

En el caso de España, en los últimos años el Basset Hound ha vivido una época de grandes contrastes. Por un lado la crisis afectó en gran medida al número de inscripciones hasta el punto de que en los últimos años se ha bajado de las 100 inscripciones en el LOE más RRC, pero sin embargo a nivel competitivo se están logrando importantes éxitos, con ejemplares de Basset Hound logrando continuamente ser mejores de grupo, e incluso logrando ser el mejor perro de la Exposición. Dentro de los perros que han logrado conseguir ser mejor ejemplar de la Exposición podemos mencionar los perros Bombay de Wila Damar, Bassjoy Crazy Night, Garcia Olea Bull´s y Carlisle de Wila Damar.

Por otro lado, los ejemplares Bassjoy Crazy Night y Bombay de Wila Damar lograron alcanzar la segunda posición en el ranking del Mejor Perro del Año en España en los años 2013 y 2014 respectivamente.

 

Igual de exitosa ha sido la participación de ejemplares inscritos en el LOE en las grandes citas internacionales como la Exposición de la Sección Europea o la Exposicion Mundial, éxitos que quedan reflejados en la siguiente tabla:

 

Ello ha sido debido a una importante labor realizada por criadores de importación de ejemplares de las mejores líneas, donde además se ha notado la habitual influencia del criadero Sete Moinhos, uno de los mejores del mundo y que tiene su sede en el vecino Portugal.

En lo que respecta a la situación del pool genético de la población de Basset Hound, cabe destacar que se trata de una raza con una amplia difusión, por lo que existe una gran diversidad genética. Sin embargo hemos querido realizar un análisis de la situación de la raza en su país de origen, puesto que tradicionalmente tanto el Kennel Club como el Basset Hound Club han sido importantes garantes en cuanto a la calidad y características del Basset Hound y de forma continua los ejemplares de Inglaterra sirven para renovar los stocks de cría de los criadores de Basset Hound de los diferentes países

Para realizar este análisis se ha recurrido al análisis genético de los registros de Basset Hound mantenidos por el Kennel Club durante el periodo comprendido entre los años 1980-2014

A partir de los datos existentes es posible calcular el interalo generacional, que es la edad media de los padres (en años) cuando nace su primera camada. En el caso del Basset Hound, el intervalo generacional es de 3,72 años.

También resulta de interés comparar el coeficiente de consanguinidad con el coeficiente de consanguinidad esperado (que resultaría de un cruce aleatorio entre dos Basset Hound). En el caso que nos ocupa se obtiene el siguiente gráfico.

Como cabría esperar la consanguinidad observada es superior a la esperada, porque los criadores intentan usar cierta consanguinidad para fijar determinados rasgos deseables dentro de la raza. Cuanta mayor es la separación entre la línea azul y la línea roja significa que los criadores están haciendo cruces con mayor consanguinidad respecto a la esperada.

Otro factor interesante que se puede calcular a partir de los datos ofrecidos por el Kennel Club es la población efectiva estimada, que es un factor teórico que se calcula a partir de la pendiente de la consanguinidad observada en el anterior gráfico. La población efectiva estimada es el número de ejemplares teórico de anímales de cría en una población hipotética que representase el mismo coeficiente de consanguinidad. En cierto sentido nos indicaría el pool genético de una raza en cuestión.

Por debajo de una población efectiva estimada de 100 la tasa de pérdida de diversidad genética en una población incrementa de forma importante (FAO, 1992, Monitoring animal genetic reources and criteria for priorization of breeds). Una población efectiva por debajo de 50 indica que el futuro de una determinada población se puede encontrar en riesgo (FAO, 2010, Breeding strategies for sustainable management of animal genetic resources).

En el caso que nos ocupa, se obtiene un valor para el Basset Hound de una población efectiva estimada de 74,2 individuos para el periodo 1980-2014

CARÁCTER 

El Basset Hound se caracteriza por tener un carácter equilibrado, muy apacible y de naturaleza afectuosa. Además al tratarse de una raza de jauría presenta una gran sociabilidad por lo que no tiene grandes problemas para adaptarse a las familias, ni tampoco problemas de conducta o de agresividad hacia otros perros o las personas.

 

Quizás el único punto débil del Basset Hound desde el punto de vista de su carácter es que su carácter gregario hace que tenga cierta tendencia a poder sufrir ansiedad por separación, aspecto que puede ocasionar grandes problemas a sus propietarios, pero que si es tratada con ciertas pautas de conducta desde corta edad, permiten superar el problema sin excesivas dificultades.

SALUD DEL BASSET HOUND

En lo que respecta a la salud, el Basset Hound es una raza relativamente robusta y no es objeto de un número elevado de enfermedades características. Las enfermedades más habituales que cita la bibliografía son las siguientes:

- Glaucoma

- Conjuntivitis

- Otitis

- Enfermedad de von Willebrand

- Trombopatias

- Torsión de estómago

- Seborrea

- SCMP

Llegado este momento es importante destacar, que las enfermedades que afectan a los Basset Hound tienen cierto carácter geográfico. Así por ejemplo enfermedades como el Glaucoma, enfermedad de von Willebrand o las trombopatías son más habituales en los Basset Hound de los Estados Unidos de América (y que sin embargo se citan casi siempre en la bibliografía, porque la mayor parte de autores de libros sobre Basset Hound son de allí), mientras que el SCMP (Síndrome del Conducto Mulleriano Persistente) se trata de una enfermedad con cierta incidencia entre los Basst Hound europeos pero sin incidencia en los Basset Hound de Estados Unidos. Por ese motivo, esta enfermedad, no suele aparecer en la bibliografía pese a que según un estudio realizado en Holanda, alrededor del 20 % de los Basset Hound de ese país eran portadores del gen de la enfermedad. Esta elevada población portadora ha motivado que desde hace años en Holanda se testen mediante ultrasonidos a todos los machos para comprobar si están afectados o no por la SCMP.

De especial interés resultan las encuestas realizadas por el Kennel Club para conocer las principales afecciones que afectan a las razas caninas, que realizó en los años 2004 y 2014.

 

En la encuesta del año 2004 los resultados obtenidos en la encuesta fueron los siguientes:

En el año 2014, los resultados de la encuesta se hicieron más precisos y eran específicados según enfermedad. A destacar la elevada prevalencia de quistes sebáceos y lipomas, que entre las dos suman una prevalencia de casi el 20 %, si bien se tratan de enfermedades que no suelen afectar a la calidad de vida de los perros salvo en casos extremos.

UTILIDAD DEL BASSET HOUND

El estándar del Basset Hound es bastante claro en lo que respecta a la utilidad de la raza, y en varias de sus partes menciona su función:

  • Por un lado el propio estándar establece que se trata de una raza sometida a pruebas de trabajo.
  • En el apartado de resumen histórico del estándar indica que se trata de un perro capaz de cazar su presa natural, la liebre, con persistencia y a un paso relativamente lento sobre grandes distancias.
  • En el apartado dedicado el estándar vuelve a recordar que es importante tener en mente que es un sabueso de trabajo y debe estar adecuado para esos propósitos.
  • En el apartado destinado a temperamento vuelve a hacer mención a su función al resaltar que es un tenaz sabueso de antiguo linaje, que caza venteando la presa y posee el instinto de la jauría.
  • En el apartado dedicado a movimiento nos indica que es importante asegurar que el perro pueda realizar su trabajo.
  • Y finalmente en el apartado destinado a faltas establece que deben tenerse en cuenta las faltas en función de las consecuencias que puedan tener sobre la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.

En consecuencia nos encontramos ante una raza que se caracteriza en especial por su funcionalidad, si bien hay que tener en cuenta que también se trata de una raza que debido a su carácter extremadamente afable, noble, sociable y gregario que ha permitido que tenga un notable éxito como animal de compañía en muchos hogares a pesar de que se trata de una raza de un tamaño corporal importante a pesar de su corta estatura.

En lo que respecta a la utilidad, el autor del presente trabajo en los doce años que lleva en contacto con esta raza ha conocido a personas que usan a sus Basset Hound para todo tipo de actividades, lo que demuestra la versatilidad de esta raza. A continuación citaremos algunas de las utilidades que hemos descubierto.

  • Como perro para localizar trufas. Tras realizar el adecuado adiestramiento sus Basset Hound eran capaces de localizar trufas en una comarca donde es habitual la presencia de este hongo.
  • Como perro de terapia asistida. Se tiene conocimiento de varios Basset Hound en Granada que participan realizando terapia asistida en centros de discapacitados y su utilidad ha logrado importantes mejoras en muchos de los pacientes.
  • Como perro de búsqueda/rescate, un Basset Hound de nombre Sioux fue adiestrado para la búsqueda de personas desaparecidas, logrando encontrar en una ocasión a una persona que se había extraviado en los montes cercanos a su residencia. También se tiene conocimiento de otro Basset Hound, de nombre Grissom que ha desempeñado estas labores.
  • Como perro de caza. La orografía de España no es la más adecuada para el Basset Hound, puesto que esta raza se desarrolló en Inglaterra, donde la orografía del terreno está formada por colinas de suaves pendientes y con vegetación de bajo porte, mientras que en España el terreno es muy accidentado y por tanto poco propicio para esta raza. Sin embargo ha habido varias personas que han sido asiduos cazadores con sus Basset Hound, y además varios de ellos han participado con notable éxito en las Pruebas de Rastro organizadas por los clubes colaboradores de la RSCE.
  • Por otro lado, y aunque no se trata de una función en sí misma, cabe destacar la importante presencia del Basset Hound en las exposiciones realizadas en España, donde pese a no ser una raza con un gran número de inscripciones en el LOE y RRC, sí que cuenta con una gran presencia en buena parte de las exposiciones.
  • Para finalizar y aunque ya se ha mencionado con anterioridad, no podemos olvidar la gran presencia del Basset Hound como animal de compañía en cientos de hogares españoles, donde se ha ganado un hueco debido a su tranquilidad, su gran adaptabilidad a diferentes modos de vida y su especial carácter gregario, que hace que la adaptación a la vida en un hogar sea muy sencilla y proporcione grandes satisfacciones a sus propietarios.